Programa Nacional de “Jóvenes con vocación de servicio”

Creemos que educar a los jóvenes bajo el concepto de solidaridad y el impulso de la participación ciudadana es fundamental como herramienta para generar ambientes de respeto y tolerancia en el ámbito del Sistema Educativo nacional.

Promover una vinculación solidaria entre la escuela y la comunidad pueden convertirse en una herramienta para poner en práctica esos valores, estableciendo modos de comportamiento constructivos y no violentos, fomentando la empatía y el compromiso a través del concepto de servicio como estilo de vida.

Creemos que es necesario que los jóvenes asimilen que sus acciones pueden significar algo, que pueden mejorar la realidad, y vincular lo que aprenden en el aula con la vida real, para encontrar nuevo sentido a lo aprendido.

Proponemos esta iniciativa que impulsa el servicio a la comunidad integrado al aprendizaje, como método por el cual los estudiantes aprendan y se desarrollan a través de la activa participación en un servicio que atienda a las necesidades de la comunidad, lo pueda contribuir a desarrollar la responsabilidad cívica, promover no sólo la participación sino también la reflexión sobre la experiencia de servicio, promover un comportamiento basado en el respeto y la tolerancia y, fomentar valores como la empatía, la humildad, el compromiso.

Siguiendo este orden de ideas, diferentes proyectos han abogado por impulsar el servicio a la comunidad integrado al aprendizaje. El Colegio Marianista de Buenos Aires lleva adelante el Proyecto “Servir” desde 1996 que consiste en destinar una semana del receso escolar de verano para “construir”. Los alumnos y docentes levantan paredes, pintan, revocan, y toda aquella tarea de albañilería que sea necesaria en alguna entidad con fines sociales que lo requiera.

Por estos motivos, creemos que es importante establecer la discusión sobre qué herramientas son fundamentales para la formación de jóvenes con comportamiento constructivos y no violentos, que asimilen en sus personalidades el respeto y tolerancia, el compromiso y la vocación de servicio.

Consideramos que la iniciativa debe tener un enfoque que integre a todos los actores involucrados en la comunidad educativa, es decir, los/ as alumnos/as, el personal docente, las familias, con el propósito de hacer del compromiso comunitario y de toma de conciencia de la responsabilidad social lo más extensivo posible.

Creemos fuertemente en la educación y la vinculación con la comunidad como motor transformador de la realidad y en este caso, como herramienta para para generar ambientes de respeto y tolerancia entre nuestros jóvenes.

PROYECTO
PROGRAMA NACIONAL “JÓVENES CON VOCACIÓN DE SERVICIO”. CREACIÓN EN EL ÁMBITO DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN.

Artículo 1°. – Créase el Programa Nacional Jóvenes con Vocación de Servicio, en el ámbito del Ministerio de Educación en coordinación con el Consejo Federal de Educación.

Artículo 2°. – Objeto. El objeto de la presente ley es la implementación de un programa nacional que promueva actividades solidarias destinadas a jóvenes de la educación secundaria, para establecer modos de comportamiento constructivos y no violentos, fomentar la empatía y el compromiso a través del concepto de servicio como estilo de vida y como herramienta para generar ambientes de respeto y tolerancia en el ámbito del Sistema Educativo Nacional.

Artículo 3°. – Serán sujetos de esta ley los/as alumnos/as que cursen los dos últimos años de la educación secundaria y el personal docente afectado a dichos cursos, del Sistema Educativo de la Nación.

Artículo 4° – La implementación del programa será de carácter obligatorio para los sujetos comprendidos en el Sistema Educativo, los cuales deberán cumplir con una (1) actividad por semestre enmarcadas en este programa.

Artículo 5°. – Objetivos.

a) Instalar en el Sistema Educativo de la Nación la participación de jóvenes en actividades solidarias como herramienta de formación;

b) Hacer de las actividades solidarias una herramienta efectiva para fomentar la empatía, la humildad, la vocación de servicio y el compromiso;

c) Promover, a través de actividades solidarias, un comportamiento basado en el respeto y la tolerancia, como método para la prevención de la violencia y para impulsar conductas de resolución pacífica de los conflictos;

d) Impulsar la formación basada en principios y valores sólidos formando agentes de cambio en nuestra sociedad;

e) Impulsar las capacidades de los jóvenes a acciones orientadas a fines sociales;

f) Abogar por el involucramiento de los/ as alumnos/as, el personal docente, las familias y la comunidad en las acciones orientadas a fines sociales;

g) Colaborar con el reacondicionamiento de instalaciones públicas en estados de precariedad.

Artículo 6°. – Autoridad de Aplicación. La Autoridad de Aplicación de la presente ley será el Ministerio de Educación de la Nación en coordinación con el Consejo Federal de Educación.

Artículo 7°. – Funciones. Son funciones de la Autoridad de Aplicación:

a) Diseñar actividades destinadas a los/ as alumnos/as y el personal docente del Sistema Educativo, para fomentar la empatía, la humildad, el compromiso y la vocación de servicio;

b) Asesorar a instituciones educativas sobre la formación de comportamientos basados en el respeto y la tolerancia.

c) Planificar la formación de los recursos humanos de los establecimientos del Sistema Educativo en prácticas de empatía, humildad, compromiso y vocación de servicio.

d) Establecer una unidad de coordinación educativa que trabajará de manera constante para la efectiva aplicación del programa indicado en el artículo 1° de la presente ley.

Artículo 8°. – Invitase a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a lo dispuesto por la presente ley.

Artículo 9°. – El Poder Ejecutivo nacional deberá reglamentar la presente Ley en un plazo máximo de 90 (noventa) días de su entrada en vigencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *