Principios de Nocturnidad

Atendiendo a los hechos de violencia en el ámbito de los espectáculos públicos, que lamentablemente se repiten a lo largo y ancho del país, ésta iniciativa apunta a dar un salto de calidad en los procedimientos que realiza el personal de control de ingreso y permanencia en los establecimientos habilitados para tal fin así como se procura dotar de mayor responsabilidad a los propietarios de los establecimientos cuya actividad consiste en la organización y explotación de eventos y espectáculos públicos.

Determinar un marco de principios rectores que guíen la perspectiva que deben abordar las diferentes reglamentaciones jurisdiccionales, es importante para lograr homogeneidad en el sentido de la acción estatal en estos casos. El respeto irrestricto por los derechos humanos y la máxima efectividad en los procedimientos, en pos de resguardar la vida e integridad de las personas, son prerrogativas que la legislación debe sostener firmemente.

En el marco de este proyecto, entendemos por “espectáculo público” a lo establecido en los artículos 1° y 2° de la Ley 26.370 de espectáculos públicos. En este mismo sentido, entendemos por “procedimiento” a todo protocolo establecido en función de diagramar el accionar del personal de control en espectáculos públicos, específicamente en casos de disturbios o hechos de violencias. Asimismo, entendemos por “control de ingreso y permanencia” a lo establecido en el artículo 5° de la mencionada ley.

            Se determina como Autoridad de aplicación a los Ministerios del Interior y de Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, de forma conjunta, ya que este proyecto de ley procura generar un marco de consensos con las jurisdicciones provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a fin de asimilar cuestiones generales de seguridad y de respeto de los derechos humanos en casos de disturbios y hechos de violencia en espectáculos públicos.

            Otro de los pasos importantes en los que pretende avanzar este proyecto, es el atinente a la generación de iniciativas y formulación de modificaciones de la normativa en la materia de espectáculos públicos y nocturnidad. Es así que, se propone la conformación de un “Consejo Federal Consultivo de Regulación de Seguridad en Espectáculos Públicos”. Este órgano, a cargo de la autoridad de aplicación, será el encargado de generar los debates y la participación juvenil necesaria para que todas las voces estén presentes en la formulación de políticas que involucran su afectación directa. Entendemos también que el Consejo, debe contar con un carácter absolutamente federal, contando con reuniones rotativas en las diferentes jurisdicciones y confluyendo pluralmente a todas las voces de las y los jóvenes organizados.

            La importancia de la participación juvenil, en este caso, radica en la necesidad de involucrar a los principales asistentes a este tipo de eventos en locales privados. Poder incluir la visión, la voz y las propuestas concretas de las y los jóvenes en la generación de políticas públicas, apunta a su mayor efectividad y a lograr incorporar la dinámica propia de la materia.

Asimismo, es muy constructivo contar cada vez más con espacios institucionales de involucramiento de la ciudadanía para la elaboración Participativa de Normas. Tal como lo especifica el informe de “Elaboración Participada de Normas. Un espacio abierto para el debate de las decisiones públicas” de la Oficina Anticorrupción, ésto constituye “un mecanismo por el cual se habilita un espacio institucional para la expresión de opiniones y propuestas respecto de proyectos de normas (…) Éstas propuestas no tienen carácter vinculante, pero el funcionario responsable de la promoción de la normativa sujeta a debate está obligado a fundamentar las modificaciones realizadas al proyecto debatido. En el ámbito del Poder Ejecutivo, este procedimiento se encuentra regulado por el Reglamento General para la Elaboración Participativa de Normas, aprobado por el Decreto Nº 1172/2003”.

Teniendo en cuenta el informe de Estadísticas Vitales publicado por el Ministerio de Salud de la Nación, en 2018, 604 varones entre 15 y 29 años murieron en el país víctima de agresiones. Es decir, de las 1641 muertes totales por agresiones, en todas las edades y ambos sexos, casi el 83% (1361) fueron varones y en todos los casos, la mayor cantidad de decesos se concentra en la franja etaria de 15 a 29.

Entonces, es importante destacar la importancia que tiene la necesidad de erradicar la violencia que atraviesa a nuestra sociedad en todas sus formas y que lamentablemente en muchas ocasiones los tiene a nuestros y nuestras jóvenes como protagonistas. Es necesario que comencemos a trabajar en cómo nuestros y nuestras jóvenes, utilizan sus espacios de recreación y esparcimiento.

VER PROYECTO COMPLETO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.