Que el virus no enferme a la democracia

¿Cual es el privilegio que tiene un diputado o senador que hace que no vaya a sesionar y debatir las leyes que serán vitales para salir adelante de la crisis que nos deje el Covid19? ¿Cuál es el miedo que tenemos a dar las discusiones que corresponden en el ámbito que corresponden?

El amplio espectro político de la Argentina reaccionó de forma correcta ante esta crisis y se encolumnó detrás de las decisiones sanitarias (acertadas y compartidas) del Presidente de la Nación. Evidentemente, hay circunstancias de emergencia que ameritan medidas de emergencia. Sin embargo, se deben tomar rápidamente decisiones para poner en movimiento la maquinaria institucional que permita al ejecutivo avanzar con ciertos niveles de legitimidad. Gobernar por decreto podría generar una tentación autoritaria y poner en cuarentena las instituciones de un país.

“Debemos reformar lo que sea necesario, pero hay que juntarse y aprovechar la ocasión para debatir los temas importantes para la Argentina de hoy y la que tendremos después del coronavirus”.

En el último tiempo asistimos al debate de medidas como el impuesto a las grandes fortunas, debate que hay que dar, pero que lamentablemente se juega en un terreno que no es el adecuado, el mediático, en lugar de hacerlo en el Congreso.

Si algo nos enseña esta crisis es que los Estados deben fortalecerse ya que serán la primer barrera de contención cuando el mundo entre en crisis. Entonces ¿cuál es la razón de tener a los diputados en cuarentena? ¿cuál es la razón para que una institución que debe estar a la altura de las circunstancias no sesione?

Sesiones online o presenciales pero el congreso debe funcionar. Se dijo por estos días que para que el congreso sesionara en línea, primero debía reunirse presencialmente y reformar su reglamento. Entonces, ¿por qué no reunirnos y sesionar directamente? Debemos reformar lo que sea necesario, pero hay que juntarse y aprovechar la ocasión para debatir los temas importantes para la Argentina de hoy y la que tendremos después del coronavirus.

Hasta el momento estamos logrando aplanar la curva, logramos hacer hospitales de campaña en todas las provincias, se está logrando un altísimo acatamiento a la cuarentena y mostrando un enorme nivel de solidaridad social para cuidarnos, sin embargo, no somos capaces de reunir 257 diputados para sesionar y dar las herramientas legales necesarias para salir adelante.

El respeto a las instituciones fundamentales debe ocupar un lugar destacado en medio de tanta incertidumbre. La democracia se cuida con su ejercicio y es necesario actuar rápidamente, mantener dormidas las instituciones puede llegar a despertar a quienes sacan rédito político de sembrar miedos y grietas, en cambio habilitar un debate profundo, daría lugar a discusiones serias.

“El respeto a las instituciones fundamentales debe ocupar un lugar destacado en medio de tanta incertidumbre. La democracia se cuida con su ejercicio y es necesario actuar rápidamente”

La dialéctica necesaria entre las distintas formas de salir de esta crisis debe encontrar en el congreso su lugar idóneo y no deberían existir barreras para sesionar.

Día a día miles de trabajadores esenciales salen a la calle sabiendo que el peligro está latente pero que por la magnitud de su actividad, un país no puede funcionar sin ellos. Es momento que la política deje de dar vueltas y el congreso se junte a sesionar, salga a la calle y asuma los riesgos de saberse una actividad esencial, del mismo modo que lo hace un trabajador de la sanidad o un recolector de residuos.

Debemos demostrar que quienes tienen altas responsabilidades no tienen más privilegios sino más obligaciones. Debemos dar certidumbre y confianza y no permitir que el virus ataque también a la democracia.

Podés ver la nota también publicada por el Diario La Nación en el siguiente link:
👉 VER ARTÍCULO


Te dejo un par de proyectos y artículos sobre el Covid19

👉 ¿Qué es el Coronavirus y cómo se previene?
👉 ¿Qué hacer al salir del aislamiento por coronavirus?
👉 Proyecto de incentivo para la fabricación de respiradores artificiales y oxígeno de uso medicinal
👉 Disposiciones para los trabajadores y trabajadoras de la salud, durante la pandemia COVID-19

2 comentarios sobre “Que el virus no enferme a la democracia

  1. Jose Contestar

    “Día a día miles de trabajadores esenciales salen a la calle sabiendo que el peligro está latente pero que por la magnitud de su actividad, un país no puede funcionar sin ello”.

    Excelente explicación de porque el congreso debe sesionar. 👏👏👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.